Se busca nueva vida

Hace ya mucho que no te escribo. Hace más que tú no me escribís a mí. No es precisamente un reproche, llamémosle berrinche, y es que es cierto que extraño leerte. Te lo he dicho varias veces ─y no me cansaré de decirlo─, hay algo muy particular de intercambiar palabras contigo, algo trae lo que me escribís que por ahí me chisporrotean algunas fibras.

Tengo que buscar trabajo. Mejor dicho, estoy buscando trabajo. Como podés ver, aún estoy en proceso de convencerme de mi estado laboral. El “negocio de la familia” ahí va, pero como creo que ya te he contado, no soy muy bueno para lo que me toca hacer; o sea, es más sano para el negocio que yo me consiga otro trabajo y que se contrate a alguien más para hacer lo que yo no estoy haciendo bien. Además, de nuevo caí a hacer cosas que no me gustan y que no tienen nada que ver con mi “carrera”. Lo que estaba haciendo por mi cuenta, el rollo de las revistas, no es suficientemente estable, necesito encontrar algo más.

Sé que compartimos la noción de que esto del trabajo es una mierda, pero también sabemos que es un mal necesario. También sabés de mis modos aburguesados, pero sabé que estos últimos años me han devaluado algunos “lujos”. También sabés de mis fantasías, que añoro una vida sencilla como la que describe Thoreau (si no lo has hecho, debés darte un chapuzón en su Walden): una cabaña sencilla en un entorno natural y suficientemente aislado; un rincón para leer, escribir y compartir muy eventualmente con algunos personajes muy peculiares. No vamos a discutir qué tan sincero fue Thoreau, pero tomemos el punto como él lo presenta.

Pues bien, necesito encontrar el justo medio con templanza aristotélica: generar suficiente para estar tranquilo y quizá poder tomarme algunas vacaciones para cumplir, aunque sea por retazos, mi fantasía.

En fin, son dos razones por las que te escribo. La primera es porque es algo que tú y yo hacemos y aprovecho cualquier excusa para escribirte y alimentar la esperanza de que me respondás. El segundo es por tu experiencia reciente.

Yo quiero involucrarme, de la manera que sea, en alguna asociación, fundación o centro de investigación, pero no tengo idea de cómo funciona, no tengo idea de qué puedo o debo buscar, ni de cómo hacerlo. ¿Tenés alguna idea?

Me siento muy vulgar por haber escrito ese último párrafo. Siento que traiciono alguna parte de eso que nos une. Pero imagino que en alguna medida me entendés.

Ah, por cierto, la estrategia que te comenté la última vez fracasó. Fue un mal momento, justamente por cuestiones del trabajo del que intento escapar; ese fracaso es una de las manifestaciones de mis motivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s