Nudos

Hay nudos  de garganta que se pegan o siempre han estado ahí pero alguien más los nombra y decirlos es como hacerlos revolver entre algún órgano (porque hay nudos de garganta móviles que se desplazan de órgano en lugar y de lugar en miembro, hasta que a lo mejor el nudo es uno). Los nudos siempre me provocan un temblor entre la nariz y los ojos, me retuercen la nuca porque los bordo de alambre espigado. De vez en cuando me alcanzo a salir del cuerpo, a salir del alambre, pero eso significa abandonarse y nada es total, ni siquiera el abandono de una misma, ni siquiera la propia muerte porque, creo, la muerte en tanto muerte, lo sigue atormentando a uno. Los cadáveres no dejan de estar significando.
No me consuela tanto la idea del polvo pero entiendo el cansancio. Mucho rato he sentido la dificultad de regresar y moverme porque he estado exhausta antes y me reconozco exhausta ahora. Se nos enrojecen los pies llenos de ampollas, ya no dan ganas.
Lo mío es frustración de otro tipo, me siento como quien se inventa faltas y se aferra a ellas, pero las faltas son reales o eso me digo para no sentir que los hoyos que se me arman en el pecho vienen de ningún lugar y sin ninguna razón. No sé dónde me paro.
Te mando un abrazo, recién salido de este calor que se me acumula de entrañas para afuera. Te mando las grietas de la voz que se me parte. A lo mejor y te consuelan un poco.
Salud por la vida que no soltamos.
Anuncios