De esbozos y de recuperar el ritmo

Parece que hemos perdido ritmo. Hace más o menos una semana que no publicamos nada ni que nos escribimos entre nosotros. Supongo que estos últimos días surgieron varios asuntos que nos distrajeron un poco. No pasa nada, el secreto está en encontrar una forma de seguir escribiendo, de mantenerse en el ejercicio.

Entre los temas que surgieron esta pasada semana está el asunto del aborto. Decir que este tema surgió ahora es bastante inexacto, pues es algo que mantenemos en la rotación de temas de lo que comúnmente platicamos, en alguna medida (las cuestiones de género y de violencia sexual para ser más precisos, ¿o no?). Al respecto, como te comenté, empecé a escribir algo que podría tomar forma de artículo, y creo que podríamos trabajarlo juntos. Lamentablemente no he podido avanzar, no he tenido el tiempo ni la claridad mental para intentarlo. Aún así, y como parte del juego, te lo comparto aquí, íntegro, lo que llevaba. (Creo que podemos hacer un juego muy interesante si hacemos públicos los esbozos y los avances, además de ser un buen ejercicio para discutir los puntos, me parece muy interesante exponer el proceso de construcción.) Esto fue lo que escribí:

Desde donde yo lo veo, el problema es la violencia sexual. La cuestión específica del aborto la podemos discutir durante algunos ciclos lunares, y podremos estar de acuerdo en algunos puntos y no tanto en otros. Pero luego, desde mi perspectiva ─limitada, obviamente, por mi experiencia de género─, la interrupción del embarazo es el recurso más lejano, pues supone la fase final del proceso de violencia sexual.

Con el alboroto de estos pasados días la cuestión del aborto se ha alborotado, mientras salen a flote las posturas más radicales. La discusión, por un lado, se centra en determinar el instante en el que inicia la “vida”, exponiendo una moralidad dudosa, o más bien confusa (confundida quizá), anteponiendo los derechos de “una posibilidad” (cuyas probabilidades son prácticamente nulas) a las de una realidad, un presente, que requiere atención inmediata para cambiar su suerte, para contrarrestar la abrumadora tendencia estadística que padecemos como sociedad. El problema con esto es que “vida” se dice muy a la ligera. Al respecto hay muchos factores que se podrían expulgar, ¿la preocupación es por el sufrimiento?, ¿o el problema es el mundo de posibilidades a donde puede florecer una nueva vida (olvidando que, si somos objetivos, las probabilidades de “bienaventuranza” para la ámplia mayoría de niños nacidos en Guatemala son ínfimas)?  

El otro lado de la discusión se enfoca en la mujer.

Por esto pienso que esta no es la estrategia más efectiva para impulsar la discusión. No obstante, es la más cruda, y ese tinte grotesco le permite brillar en el radar de nuestras gentes ─un rasgo común de los pueblos ignorantes─.

Como podés ver, está incompleto. Incluso ese último párrafo anda volando suelto. En fin, dale una leída, contame qué te parece y ayudame a terminarlo (a menos que querrás destruirlo por completo).

***

Por otro lado teníamos la cuestión de la escritura, como oficio. Casualmente me topé con un episodio de un podcast que ocasionalmente escucho acerca de un libro de Simone de Beauvoir (era sobre las primeras dos partes de Para una moral de la ambuiguedad). El punto es que, desde el existencialismo, hablaban del planteamiento que [los humanos] nos creamos carencias que luego necesitamos rellenar con cualquier cosa. Esa carencia se convierte en el rincón de nuestra existencia donde se encuentra el sentido, por tanto, solo después de satisfacer tal carencia es posible ─pensamos─ encontrar la felicidad, el sentido, la plenitud de la vida, etc. Pues la cosa es que precisamente a eso atiendo esto del oficio, esto de empeñarse en hacerse de un oficio, y oficiar. Creo que ahí hay mucho que podemos discutir.

Pues bien, toma este nuevo empujón con un fuerte abrazo.

Anuncios